jueves, 6 de octubre de 2016

Semana Mundial de la Lactancia MAterna 2016: “Lactancia Materna: clave para el desarrollo sostenible”

Esta semana se celebra en España la Semana Mundial de la Lactancia Materna (en otros paises se celebra en agosto).




 Y este año se trata de hacer ver cómo puede la lactancia materna ser una pieza importante del desarrollo sostenible y como va relacionada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.



Vivimos en un mundo cada vez más demolido por el avance sin piedad de la ciencia y la tecnología, que aunque nos traigan muchas cosas buenas (y que yo también valoro), están destruyendo poco a poco nuestro planeta, o más bien nosotrxs, con el mal uso que hacemos de esta tecnología y avances.

Por ello el término de desarrollo sostenible hace referencia a ese tipo de desarrollo que es respetuoso; con el medio ambiente, con los animales (humanos y no humanos), con el planeta...  que busca poder satisfacer nuestras necesidades actuales sin poner en peligro que nuestrxs hijxs y nietxs puedan, en un futuro, satisfacer las suyas. 
¿Y cómo puede la lactancia materna contribuir a ello? Pues yo creo que de varias formas.

En primer lugar, la lactancia materna es profundamente ecológica (por emplear una palabra de moda): no hay embases, no hay desechos, no se necesitan hectáreas de terrenos para alimentar vacas estabuladas a las que se explota sin piedad para obtener un sucedaneo de leche. Se escapa a la lógica del mercado, no permite que lo reproductivo se convierta en productivo y genere beneficios para algunxs, a costa de otrxs. Y así contribuye a la lucha por salvar nuestro planeta, evitando contaminantes y emisiones de gases (tanto de las vacas como de la industria de los sucedaneos de leche).
 
 


En segundo lugar porque se vincula directamente con la salud de los bebés y lxs niñxs. No hay alimento más óptimo para ningún recién nacido o bebé que la leche de su madre. Está a la temperatura ideal, con la proporción ideal de nutrientes, vitaminas y todo lo necesario para ese bebé, sin ningún inconveniente. Es una pieza clave de la lucha contra el hambre en muchos lugares de nuestro planeta. En aquellos lugares donde imperan la desnutrición y las hambrunas, la mejor forma de proteger a los bebes y niñxs es la lactancia materna, ya que no sólo los bebés pequeñitos pueden alimentarse de ella, si no bebés grandes (recordemos que la OMS la recomienda hasta mínimo los dos años). No existe el peligro de que el bebé se contamine por otras fuentes (agua no potable que no se ha podido esterilizar antes de preparar el biberón, o biberones sucios que tampoco se pueden esterilizar por no disponer de los medios o conocimientos), y estamos blindando y protegiendo a los bebés frente a muchas enfermedades. Permite un cambio en la estructura, evitando el asistencialismo y promoviendo acciones por parte de las personas para cambiar sus situaciones vitales. Además es el único alimento que es completamente gratuito (y su funcionamiento es maravilloso porque cuanto más mama el bebé, mas leche se produce, evitando que los bebés y niñxs pasen hambre). Aunque, no sea la solución contra el hambre y la pobreza (ya que esta pasa por destruir este sistema neoliberal que nos oprime y a la vez nos hace esclavxs), es una herramienta en la lucha por erradicarlas.


En tercer lugar contribuye a la equidad de género ya que por su propio mecanismo (cuanto más se mama, más se produce) puede contribuir a que las niñas reciban el mismo alimento que los niños en condiciones de escasez y falta de recursos. Además es una herramienta que permite a las mujeres empoderarse, al conseguir alimentar ellas mismas y por si solas a sus hijxs, contribuyendo a su sentido de la autoeficacia como madres y valoración positiva como mujeres independientes, autónomas y capaces.

En cuarto lugar contribuye, por el mecanismo de succion y por la ingesta de la propia leche (con todas las vitaminas, nutrientes etc) a un desarrollo adecuado del cerebro de lxs niñxs, lo que es vital para su crecimiento y desarrollo intelectual y físico y su posterior educación. 

Y la lactancia materna no es solo salud, independencia, bienestar... es muchas más cosas... aunque en este post sólo nos centremos en esto.

Por último, no quiero que esto se vea como un ataque a las madres que eligen dar el biberón o las que no tienen más remedio que darlo. NO es una lucha, es una reflexión acerca de cómo contribuye la lactancia materna a la salud de nuestrxs niñxs y de nuestro planeta. No olvidemos, que la producción de sucedaneos, es una industria y un negocio, con todo lo que ello conlleva.

lunes, 21 de septiembre de 2015

LEER RELATOS DE PARTO: PREPARACIÓN AL PARTO

En mis dos embarazos leí muchos relatos de parto. Me gustaba mucho, me emocionaba, me transportaba y me sentía allí, junto con esas mujeres y esos bebés... Y me ayudó mucho.



Me ayudó a saber que hay partos respetados, partos que son maravillosos - aunque luego distan siempre de tu parto soñado y de tus expectativas (por mucho que intentes no hacértelas, algunas te haces). Me ayudó a buscar al lobo disfrazado con piel de cordero para no caer en sus garras y luego acabar deshecha: emocional y fisicamente.

Muchos relatos me sirvieron de advertencia: lloré de rabia e impotencia con ellos, al sentir el sufrimiento de algunas mamás y algunos bebés, al sentir cómo les habían tratado, lo que les habían hecho... otros fueron recreación en el amor, ver partos de mujeres empoderadas, de bebés que habian llegado a este mundo rodeados de una amor y un cariño, respetados en todas las partes del proceso... Leí algunos sobre pérdidas, y cerré los ojos un rato, para acompañar desde mi amor a esas mamás y bebés que se habían encontrado durante unos segundos o minutos y luego habían partido, en medio de un dolor inmenso... Y en algunos hasta  sentí una pizca de envidia sana, anhelo por que el mío fuese así... Pero todos los que leí me sirvieron para algo, en algo.

Por eso yo  también he querido contribuir a que otras mamás puedan tener estas "ayudas" que yo tuve. Mis dos partos están publicados en la sección de relatos de el Parto es Nuestro, por eso aquí también lo comparto:

aquí está el relato del parto-nacimiento de mi hija (relato 355)



aquí está el relato del parto-nacimiento de mi hijo (relato 451)


espero que os puedan servir, y todos los demás relatos, que vamos ya por el 453... gracias a la labor de EPEN en su lucha por los derechos de las mamás y lxs bebés.

sábado, 8 de agosto de 2015

RELATO DE PARTO-NACIMIENTO


Ante todo dar las gracias a Ancara perinatal, el maravilloso equipo de matronas y doula que me atendieron durante el parto. Fueron maravillosas. Me hicieron sentirme segura, confiada, respetada. Sin duda repetiría con ellas. Y también a mi compañero y mi hija por el amor y acompañamiento incondicional que me brindaron durante todo el parto. Y sobre todo a mi bebé por haberme elegido para ser su mamá...

21/5/2015


Hoy he sentido por fin que estoy preparada para que vengas y recibirte... llevaba unas semanas con miedo al dolor, y no quería que llegase el momento. Es curioso porque con tu hermana no tenía miedo al dolor, me consideraba una persona altamente resistente al dolor y me daban miedo otras cosas... pero ahora que ya sé qué es un parto (ahora que entiendo porque se llama parto, porque te partes en dos), ahora tenía miedo del dolor. De no saber acompañar ese dolor, de bloquearme.
Pero hoy he sentdio que estaba preparada. Lo he sentido esta mañana mientras íbamos al tilo. Hemos pasado un rato debajo del tilo, haciendo canto carnático, conectando... con tu hermana en la teta. Y después dimos un hermoso paseo por el campo.


*************************


Son casi las 12. Hace 45 minutos que he tenido la primera contracción. 15 minutos después otra. Y he roto la bolsa; o has roto la bolsa... ¿has sentido que ya estoy preparada?


Sigo perdiendo líquido, pero no de forma constante, y algunas contracciones; en una hora 5, son pocas, pero que sigan... Cada contracción es un paso más para que estemos juntxs. ¡Que ganas! Te quiero.


22/5/2015
¡Por fin estás con nosotras! ¡QUé alegría!
Ha sido un parto precioso. Rodeado de amor, cariño, ternura.



****************************

Las contracciones se paran y me duermo un rato. Me despierto con otra contracción...sé que te vas acercándo.
Ya no duermo más, son las 6... me levanto pero tu hermana se despierta y me pide teta, le doy teta...es una de las últimas veces que le doy teta a ella sola, y lo disfrutamos muchísimo.
Me voy a dar un paseo; cojo a Bala y nos vamos por el camino del pantano, que renace de la bruma matutina, silencioso, en paz, pero lleno de vida. Me siento un rato a mirar, a sentir, a esperar... Y prosigo mi paseo; sigo andando, cada paso un paso más cerca de tí, de tu olor, de tu sabor, de tu abrazo.


Al rato decido volver, me apetece estar con tu padre y tu hermana, así que comenzamos el regreso al hogar.
Otra vez en casa, siguen las contracciones, aunque se me han parado varias veces, y eso me genera angustia porque sigo perdiendo líquido. Bajo las persianas de toda la casa y me tumbo a descansar un rato entre contracción y contracción, hasta que tu hermana se despierta. En seguida se da cuenta de que algo pasa; le digo que vas a venir y se pone muy contenta.


Llamamos a la matrona, y tu padre le cuenta; ella le dice que en un rato viene... mientras tanto estoy en la pelota, haciendo círculos con la pelvis y cantándote. Tu hermana coge su pelota y se pone a mi lado a hacer círuculos tambíen. Cuando me viene una contracción se acerca a mí y me abraza. Que maravilla poder vivir esto así, rodeada de tanto amor y cariño.


Son las 12.30 y llega la matrona. Te escucha, todo va bien; estoy entre 5 y 6 cm. Empiezo a pensar que esto debería de ir rápido, eso me decía todo el mundo: ya verás, los segundos partos son más cortos!


Sigo alternando pelota, andar, subir escaleras, y la cama; hasta que siento que me quiero hacer cueva y me encierro en la habitación. Tu padre me llena la bañera y me meto; primero sola, mientras tu padre y tu hermana me van echando agua caliente por el pecho, la tripa y la espalda. Luego tu hermana se mete conmigo, me acaricia la tripa y me da masajes... y toma teta! Estamos mucho tiempo ahí metidas, no sé cuánto porque en los partos el tiempo es intermporal; hasta que noto que quiero salir. Nuestra matrona observa, respeta... sé que está por ahí, no la veo, pero sé que está... y me hace sentirme segura.
Me voy a a cama y me tumbo entre contracción y contracción, mientras te canto... ahora suena Janis Joplin... y me anima mucho., porque las contracciones me duelen muchísimo!
Llegan nuestra doula y nuestra otra matrona. Me siento segura, cuidada, confiada. Me ponen la silla de partos junto a la cama, me traen dátiles, agua, chocolate (que devora tu hermana) pero yo no tengo hambre; estamos así mucho rato, tanto que me parecen horas. Cuando llega una contracción me pongo en la silla, noto que me alivia mucho el dolor y me ayudar a llevarlo... y sigo cantando...


El dolor empieza a ser insoportable. Empiezo a andar por el pasillo y tu padre me ayuda porque me caigo. Estoy muy cansada y me quiero tumbar. Pruebo una postura que había estado practicando en el embarazo para que termines de bajar y me caigo; mis piernas no me aguantan... así que me subo a la cama apoyada en tu padre, de lado. "¿no decían que los segundos partos son más cortos?” le pregunto a las matronas, y ellas se ríen...  yo sigo con mi canto y con mis sonidos para llevar las contracciones... siento que me parto en dos!.


"¿cuanto queda? ¡por favor, dime que poco!" "el bebé no ha descendido todavía, hace rato que ya has dilatado, pero o te pones en plan guerrillera o esperas a que baje..." (nunca olvidaré esta frase)
No termino de asimilar lo que me dicde y de pronto mi cuerpo se pone a empujar... parece que ambxs queremos que esto se acabe... empiezo a empujar, descanso, otra contracción, descanso, empujo... Empujo cuando quiero, cuando siento que tengo que hacerlo, y noto tu cabeza. "El espejo, por favor, quiero verlo". Me ponen el espejo y veo tu cabeza coronando, y eso me da mucha fuerza, muchísima. Vuelves a meterte dentro de mi varias veces, y yo sigo empujando y noto como sale tu cabeza, Dios!!! Descanso... ¡ya estás aquí! Vuelvo a empujar y sales. La matrona te coje; yo estoy abrazada a tu padre para poder hacer fuerza, y rápidamente te cojo de sus manos y te pongo en mi regazo. Te huelo. Te respiro. Te siento.  Dios!!! Estás conmigo! Te quiero!!!
"Que venga su hermana por favor"; la traen está muy contenta, se sube con nosotrxs a la cama y te mira y nos miras... ¡y tú me sonríes!
Empiezo a tocarte, todo tu cuerpo, para entenderlo, para conocerlo... "¡es un niño!" le digo a tu padre. Noto como una lágrima quiere escaparse de sus ojos...


 
Estamos así un buen rato, lxs cuatro, abrazadxs y felices; envueltos en sangre, vermix, oxitocina por todas partes.  Tu hermana y tu padre cortan el cordón, ella está muy emocionada.
ahora tiene que salir la placenta!" me dice la matrona. Empujo varias veces y ya está fuera. Las matronas nos la enseñan; ¡qué maravilla!.


Tu padre y tu hermana se van con nuestra doula a la sala de juegos y hacen el dibujo de placenta.


Yo me quedo contigo, abrazados... Tú enganchado en mi teta.
 
Te quiero

miércoles, 6 de mayo de 2015

#mamanoteescondas y dame teta


He visto esta iniciativa impulsada por Misión: Mamá Ninja, entre otrs, y me ha encantado.

Todo es poco para normalizar la lactancia materna. Llevo dando el pecho a mi hija más de 2 años y medio (y espero seguir mucho tiempo más si ella quiere, que de momento parece que sí...) y ahora cuando nazca el bebé... veremos cómo se nos da la lactancia en tandem (estoy convencida de que bien, tengo muchas ganas de dar la teta a lxs dos).
Desde antes de quedarme embarazada tenía muy claro que quería dar el pecho a mi hija, y todo el tiempo que ambas quisiésemos. Cuando estaba embarazada ya me decían mis amigas que lo más probable es que necesitase biberón porque normalmente las madres no tenemos suficiente leche (no sé entonces cómo hemos llegado hasta aquí... jeje)... hoy día todavía se sorprenden de que nunca haya utilizado un biberón y de que siga dando el pecho y de que siga teniendo leche (sobre todo el embarazo les descuadra).

Nunca me han echado de ningún restaurante o centro comercial (no voy casi nunca así que no les doy oportunidad). Pero sí que me he sentido juzgada en multitud de ocasiones, sobre todo ahora que Arántzazu tiene "cierta" edad. 

El otro día iba con mi hermana en el metro y parece ser que las dos mujeres que se sentaban a nuestro lado nos estuvieron mirando todo el rato, haciendo gestos reprobando nuestra conducta e intentando adivinar cual sería la edad de mi hija... si las hubiera escuchado yo les hubiera respondido... pero fue mi hermana quien lo escucho y me lo contó después... resulta curioso... si hubiera sido un biberón lo que tenía mi hija en la boca no hubiera habido ningún reproche ni ninguna conversación en torno a mi conducta.

Estamos tan embebidxs de la cultura del biberón  y la lactancia artificial que nos sorprende e incluso nos ofende ver mujeres dando el pecho libremente por la calle, en sitios públicos, en restaurantes... vamos, en todas partes que no sean nuestra casa.
 ¿por qué doy la teta? porque me gusta, nos gusta. No la doy porque lo diga la OMS o la AEP (que lo dicen). Disfrutamos muchísimo, es una forma de vincularnos, de querernos y de demostrarnos todo ese amor. Es su consuelo, es su refugio... es tantas cosas... todo lo que necesita en un "chupito" como me dice muchas veces. Y encima de todo eso, resulta que la leche materna es áltamente beneficiosa para los bebés, y no solo para los bebés pequeñitos, si no también para los niños... no hay estudios que demuestren los perjuicios de la lactancia a demanda "prolongada"... pero sí muchos que demuestran los riesgos y perjuicios de la leche artificial... y yo no voy mirando mal a las mamás que dan el biberón... las respeto profundamente porque cada una tiene sus necesidades y sus circunstancias. Además es parte de mi sexualidad, ¿porqué habría de esconderla o reprimirla?
Y por esto no pienso esconderme jamás para dar el pecho a mis hijxs. Estoy cansada de las miradas, de los dedos señalando... pero el amor que surge cada vez que doy el pecho es mucho mayor, y mi lucha por la lactancia materna se convierte en activismo político: una actividad reproductiva, no productiva, que no deja espacio a los mercados y al lucro, que fomenta relaciones de afecto y apego seguro, que paraliza una industria creciente y abrasiva que somete la salud de nuestrxs hijxs al afán de lucro, sin importar qué o quién se lleven por delante.

Sigamos amamantando a nuestrxs hijxs donde queramos... no nos escondamos, pues les transmitimos a ellxs un mensaje erróneo, si sus madres se esconden para hacer lo más natural del mundo, para un acto de amor tan grande ¿qué pensaran? ¿qué percibirán???

Sigamos luchando por la lactancia materna!

#mamanoteescondas 

añade tu link a la iniciativa

miércoles, 18 de febrero de 2015

NOS TIENEN MIEDO PORQUE NO TENEMOS MIEDO (sobre el informe Doulas)

Eso es lo que creo, cuando empiezo a escuchar al señor presidente del Consejo General de Pediatría... creo que nos tienen miedo... y que quieren enfrentarnos, a matronas y doulas, a doulas y madres... no les dejemos que lo consigan... ES EL AMOR Y NO EL MIEDO EL QUE TIENE QUE IMPERAR.

Creo que nos tienen miedo; pero no a las doulas, no. Nos tienen miedo a las mujeres. Porque nos empoderamos, por que queremos alzar nuestra voz.... porque queremos ser libres...
Pero vayamos por partes....

Primero de todo quiero expresar mi repulsa a ese documento que han llamado informe doulas. Es un documento que carece de cualquier tipo de respeto hacia nosotras, las doulas, hacia las matronas y sobre todo hacia las mujeres. 

Me sorprende mucho que unos documentos elaborados por un equipo multidisciplinar de profesionales puedan estar tan mal escritos y tener tantos copia y pega (francamente, ni en el bachillerato te admiten eso), falta de investigación, falta de rigor... y en definitiva: mentira tras mentira (por ejemplo copian pantallazos de páginas que no son de doulas diciendo que sílo son, borrando el nombre para que no nos demos cuenta, pero en cuanto conoces un poco este asunto, ves que muchas de las páginas de las que han hecho un copia y pega no son de doulas: hay algunas de madres, de usuarias (como el Parto es Nuestro), de matronas...

Sinceramente si esos son los profesionales y esa es su forma de trabajar... que no me atiendan en mi parto! afortunadamente hay muchas matronas que no son así... :-)

Ya la presentación hecha a los medios, dice mucho de estos señores y señoras. Ver la cara de satisfacción de la mujer rubia situada a la izquierda del Sr. presidente del Consejo me da mucha pena. Me da pena porque parece que está disfrutando del daño que está haciendo...y está satisfecha con su caza de brujas... Y escuchar al presidente hablar de secta de canívales... con ese odio... afortunadamente hace que él solito se ponga en evidencia: a él mismo y a todo lo que representa...

En el informe se citan distintas causas por las que las doulas deberíamos dejar de ser o dejar de existir... en ese punto estamos de acuerdo: ojala las doulas no seamos necesarias algún día. Pero no por las mismas razones: sino porque eso significará que las mujeres deciden, tienen libertad, son respetadas, son las protagonistas de sus partos y responsables de su propio cuerpo y  de su salud, no se las considerará como niñxs a las que hay que enseñar porque ellxs no saben; eso significará que la tribu ha triunfado!

Pero de momento las doulas seguimos siendo necesarias. 

¿Qué es una doula?

Una doula es una mujer que acompaña. Acompaña en el proceso de maternidad, un camino maravilloso que nos hace crecer y nos deslumbra; acompañamos en el embarazo, en el parto y en el puerperio; según quiera la mamá o la pareja. 
Acompaña desde el AMOR y desde el RESPETO. 
Sin juzgar a la mamá o a la pareja. 
Sin mostrar su posible desacuerdo por las decisiones que tomen.
Una doula es sostén y apoyo para la mamá o la pareja. 
Una doula ofrece un espacio seguro para que la mama vierta sus sentimientos, sus preocupaciones, sus miedos...
Una doula escucha, desde el amor y desde el respeto.
Una doula ofrece información, basada en evidencia científica, cuando la mamá lo requiere (si no, tiene la boca cerrada).


¿Qué no es una doula?

NO nos cansamos de repetir que NO SOMOS PERSONAL SANITARIO, ni pretendemos serlo. ¿y qué quiere decir eso?
-no diagnosticamos.
-no aconsejamos
-no intervenimos
-no atendemos partos
-no recetamos medicamentos, ni plantas, ni remedios maravillosos o conjuros
-no hacemos tactos vaginales
-no hacemos la preparación al parto 
-no hacemos un seguimiento del embarazo 

Además de todo eso tampoco hacemos esto:
-no guíamos a la madre hacia un tipo de parto, maternidad o crianza
-no obligamos a nadie a comerse su placenta
-no tomamos decisiones
-no impedimos al padre ser protagonista del nacimiento de su hijo, todo lo contrario, luchamos por que los deseos de la pareja y sus necesidades se cumplan
-no somos brujas ..................   o sí??? ;-)


NO estamos en guerra

últimamente se escucha mucho, matronas vs doulas, se ven firmas recogidas a traves de change.org acusándonos de intrusismo... Las doulas no queremos sustituir a las matronas; queremos trabajar junto a ellas.

Creemos que la persona que debe atender la salud sexual y reproductiva es la matrona (no lxs ginecólogxs). Creemos que es la matrona la que debe de atender los partos normales (que son la gran mayoría), no los ginecólogxs obstetras. Creemos que la matrona es la persona capacitada, por su formación, para ser el profesional sanitario al que acudan las mujeres en todos los aspectos de nuestra salud sexual y reproductiva. 


Hay matronas maravillosas que trabajan con doulas. Hay matronas maravillosas que trabajan sin doula, y que nunca pondrán una pega a que el acompañamiento emocional y el apoyo constante lo haga una doula, si la mujer así lo desea. Y hay matronas que nos cuentan, que no pueden hacer el acompañamiento que toda mujer se merece, porque no dan a basto, porque el sistema impone varias parturientas por matrona y ellas no pueden acompañar y atender de manera integral a todas las mujeres... ¿por qué no vernos como alguien que complementa, que ayuda? Y, desgraciadamente, hay matronas que no son respetuosas, que están del lado del poder y que no confían en las mujeres...

Sin embargo, en el informe se habla de invasión de competencias de las matronas por parte de las doulas (otra vez con el intrusismo, ya está ahí Don Dinero). Por ejemplo dice que son funciones de las matronas:


Pero luego me encuentro que cuando le pregunta una embarazada a la matrona de mi centro de salud (el de Prosperidad) en la preparación al parto sobre elaborar un plan de parto que recoja sus necesidades y preferencias (Plan elaborado por el ministerio de sanidad y que se refrenda en la Ley de Autonomía del Paciente) nos contesta que "nos lo van a tirar a la cara y con razón, porque quién nos creemos que somos nosotras para decirle al ginecólogo (una vez más ella- matrona- cede su puesto al obstetra, permitiendo el intrusismo) cómo hacer su trabajo".

Y sobre el comentario del informe: ¿no es poner en riesgo su salud hacerle una episiotomía innecesaria y no consentida?... hay que ver quién pone en peligro la salud de quíen... como doula, no le decimos a una mujer qué debe hacer, dejamos nuestras opiniones personales de lado y la acompañamos, sea cual sea su decisión, aunque en nuestro fuero interno no estemos de acuerdo y como mujer o madre haríamos otra cosa... porque la RESPETAMOS como persona.


Personalmente, no sé que matrona del sistema de seguridad social es capaz de hacer todo esto en las pocas visitas que tenemos a la matrona y con los escasos recursos económicos dedicados a estos asuntos...  (en mis dos embarazos he visto mucho más a lxs ginecólogos y ecógrafos que a la matrona)... sobre la elaboración del plan de nacimiento ya he contado cómo reaccionó mi matrona...
Sobre si estamos capacitadas o no para detectar los riesgos o situaciones que requieren una derivación... sobra cualquier comentario, ya que NO ES NUESTRA FUNCIÓN; porque NO SOMOS PERSONAL SANITARIO y nuestra función es otra. Y ya que hablamos de formación, ¿qué formación tiene la matrona para valorar aspectos psicosociales? supongo que a no ser que hayan estudiado además psicología, la misma que las doulas... así que dejen de mezclar churras con merinas por favor... (por favor, esto no es un ataque a las matronas -que no se interprete como tal-, es un llamamiento a la cordura).
 
En los comentarios a este párrafo, hacen referencia a que si una doula (otra vez con la seguidilla: sin la formación y los conocimientos necesarios puesto que no han cursado la carrera de enfermería y los dos años de especialidad) hace que la  mujer interprete que puede parir por vía vaginal y presenta parto de nalgas o una placenta previa pondrá en grave peligro la vida de su hijo y la de ella.
Sobre esto, decir que no he escuchado a ninguna doula aconsejar a una mujer ningún tipo de parto, y menos con una placenta previa! (sino, en este caso acompañarla y apoyarla en la asunción de una cesárea muchas veces no querida y temida) y segundo, que con los partos de nalgas es perfectamente posible, y así lo demuestra la evidencia científica y la práctica, un parto vaginal, con asistencia profesional; este comentario, una vez más carece de cualquier veracidad.


Otra perlita, ni siquiera dice en qué enfermedades está contraindicada la lactancia materna, que son bien pocas; como por ejemplo infección por VIH (y eso que la evidencia cinetífica dice que tomando antiretrovirales se puede conseguir lactancia materna sin poner en peligro la salud del bebé, o mediante la pasteurización Pretoria) o la galactosemia (esta vez el enfermo sería el bebé) ... y muy poquitas más... pero ¿por qué no se dedican a formar en lactancia materna a las matronas y enfermeras pediátricas? eso sí que sería una buena inversión del dinero... porque luego me encuentro en urgencias una enfermera pediátrica que me dice que por dar de mamar a mi hija con 10 meses voy a hacer que tenga anemia el resto de su vida (¿no sabe que el hierro de la leche de vaca se absorve mucho peor que el de la leche materna?) u otra que me dice que tengo que destetar a mi hija de 16 meses por una gastronteritis... Esto sí que son negligencias, y es la labor de estas personas formar a las matronas y enfermeras pediátricas en lactancia materna... 

Yo cómo doula no aconsejo sobre qué lactancia es mejor para una familia; eso es decisión suya, les apoyo en SU camino (su camino, no el mío); eso sí, me estoy formando, haciendo un curso largo, con mucho trabajo y estudio, en lactancia materna; para poder acompañar a mamás, desde mi experiencia con la lactancia y desde mi formación y actualización constante, porque cada día se descubren cosas nuevas y maravillosas! Ojalá todas las matronas, enfermeras pediátricas, pediatras... tuvieran esta oportunidad de formación en lactancia materna (y mucha más), porque la formación que se recibe, por ejemplo, en algunas facultades de medicina sobre lactancia materna no llega ni a una página dentro de la asignatura de pediatría.

No voy a seguir poniendo ejemplos, por que nunca acabaría (aunque este informe se merece un desguace pormenorizado); pero si que quiero resaltar la referencia que hacen sobre la violencia obstétrica en el dossier de prensa La verdad sobre las doulas. Decir que si que existe, pese a que parece que lo niegan y de echo está reconocida en la legislación de varios paises como Venezuela, México o Argentina, donde se ha penalizado. No es una excusa de las doulas, ni de las madres locas... es un cosa real que están sufriendo muchas madres, que están desprotegidas frente a esto... porque actúa en momentos de máxima vulnerabilidad. Y no se puede hablar con esa frivolidad sobre esto, porque esta generando mucho sufrimiento y es una vulneración de los derechos humanos: de las mujeres y de los bebés.

La violencia obstétrica es una práctica muy extendida en los Hospitales de nuestro país... ¿porque no hacen un informe desde el Consejo General de Enfermeras sobre esta situación? La OMS recientemente ha alertado sobre esto en un informe que deberían tener en cuenta muchos profesionales sanitarios.



Y quiero recalcar, que confío plenamente en la labor de las matronas, como profesionales que atienden nuestros partos. Confío en trabajar junto a ellas, para cambiar el paradigma dentro del cual se mueve la atención al parto-nacimiento.

Resultado de imagen de matronas y doulas
 en el dibujo vemos a una matrona trabajando 
codo con codo con una doula. Dibujo extraido de una pagina de una matrona: http://matronataurt.blogspot.com.es/2013/07/matronas-vs-doulas.html


En el parto de mi hija A. tuve la suerte de contar con una matrona maravillosa que confió en mi y en mi bebé. Que supo escuchar y estar, que no cedió a las prisas porque llevaba 4 horas de expulsivo, que me consoló cuando pensaba que no podía más, que me animó a seguir adelante... porque ella confiaba en mi, ella confiaba en la capacidad de las mujeres para parir. Ella conoce nuestra fuerza y nuestro poder. Una matrona que lucha porque el sistema sanitario en el que trabaja no controle todo nuestro proceso... Afortunadamente, ella trabaja en un hospital donde se hacen las cosas de otra forma... Otras matronas, tienen que soportar mobbing, maltrato, se ven forzadas a hacer cosas que no quieren... por estar dentro de un sistema sanitario que trata el embarazo como una enfermedad y no te deja decidir... (en algunos hospitales si no te quieres hacer ciertas pruebas, como la de la glucosa, te amenazan con ponerte como embarazo de alto riesgo: otro castigo más, para las mujeres-menores que nosabemos lo que nos conviene, y ya están ellxs: papa-estado para recordárnoslos e imponérnoslo).



  • ¿porqué no investiga esto el Consejo General de Enfermería? eso sí que es un problema, que haya matronas sufriendo tanto (he escuchado el testimonio de muchas de ellas) porque creen en las mujeres y creen que todas se merecen un parto respetado y ser tratadas con respeto, como mujeres libres y capaces de tomar sus propias decisiones
  • ¿porqué  no investigan y hacen un informe sobre la violencia obstétrica? la OMS está alertando sobre esta práctica desde hace un tiempo... tomemos cartas en el asunto y no sigamos permitiendo los malos tratos que reciben muchas mujeres en los hospitales de este país.

Por favor, que no nos enfrenten!!! no sigamos esta guerra que están montando por nosotras...
Hasta aquí como doula.

Ahora hablo como mujer y como madre.

No creo que las mujeres no debamos formarnos en salud reproductiva, para ser responsables de nuestra salud y de nuestros cuerpos. Creo en la autogestión  de nuestra salud; para evitar caer en las garras de ciertas instancias paternalistas que quieren seguir controlando nuestros partos, nuestros cuerpos y nuestra salud, como medio de control de las mujeres. Siempre podremos contar con profesionales bien formadas, pero desde otro lugar: desde el respeto hacia nuestra libertad, hacia nuestra persona y desde la igualdad de posiciones.

Como madre y como mujer exijo respeto hacia nosotras por parte de estos señores del Consejo de Enfermeras, que juegan con su posición de poder para meter miedo, crear desconfianza y desempoderar a las mujeres.

Me hubiera gustado estar acompañada no solo por mi compañero si no también por una doula en mi parto; pero las circunstancias hicieron que no pudiese ser (no tuvo nada que ver la política del Hospital, ya que el Hospital de Torrejón, "trabaja" mano a mano con doulas, a las que su personal respeta y tiene en consideración). Aunque para el próximo ya tengo mi doula y mi matrona (un gran equipo).

Y creo que estas personas nos tienen miedo. Claro que hay libertad de expresión, que hagan uso de ella (aunque me gustaría que de forma más responsable, ya que hacen uso del argumento de autoridad: es decir, son lxs de la bata blanca)... pero creo que tienen mucho miedo, miedo de que las mujeres no tengamos miedo, de que vayamos seguras y confiadas... porque perderán su poder...

Pero esto no va a parar... seguimos luchando.... y que nos tengan miedo!!!


Nota: el titulo del post viene de una canción de Liliana Felipe que escuché mucho mientas estaba en Honduras, durante el Golpe de Estado